miércoles, 10 de enero de 2018

De Lúsera a Ibirque. Circular por los barrancos de La Tosca y Orlato

Ibirque. Iglesia de San Martín de Tours
De nuevo en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, en esta ocasión vamos a realizar una circular por los antiguos caminos que unían los pueblos de Lúsera e Ibirque.

Para ello nos desplazamos hasta el núcleo de Lúsera (1045 metros), situado en la cara norte de la modesta sierra de Gabardiella. Desde Arguis tomaremos la antigua carretera del puerto de Monrepós en dirección a Belsué, Nocito y Bara.

Lúsera. Iglesia de San Miguel Arcángel
Cuando llevemos 14 largos kilómetros por la misma encontraremos el desvío que asciende hasta su caserío por una pista en buen estado, aparcando en una explanada habilitada en su entrada (1025 metros).

Antes de comenzar a caminar paseamos por sus calles, en las que destacan la restaurada iglesia parroquial de San Miguel Arcángel (s. XVII), un par de bonitos pasos abovedados y algunas chamineras que resisten a duras penas el paso del tiempo.

Paso abovedado en Lúsera
Lúsera es un claro ejemplo de la despoblación que sufrieron las zonas de montaña de la provincia de Huesca durante los años 60 y 70 del pasado siglo.

Tuvo un total de 7 grandes casas, cuyos habitantes fueron cerrando de forma progresiva hasta que, en 1968, el núcleo quedase definitivamente deshabitado.

Por suerte, Lúsera está recuperando vestigios de su pasado con la rehabilitación de varias casas y con habitantes que residen casi de forma permanente en el pueblo.

Una de las casonas de Lúsera
La ubicación de sus edificios junto al borde de un altozano que domina el valle del río Flumen recuerda el carácter defensivo que probablemente tendría en su origen este pueblo, que aparece documentado por primera vez en el s. XIII.

Desde esta atalaya se contemplan las sierras de Gabardiella y del Águila, el seco embalse de Santa María de Belsué, las paredes de Cienfuens y el Tozal de Lúsera.

Embalse de Santa María de Belsué y sierra del Águila
En la entrada del pueblo encontramos el Camino Natural de la Hoya de Huesca, que coincide con el GR-1 o Sendero Histórico, que une los núcleos de Arguis y el despoblado de Santa María de Belsué con Nocito y Bierge

Junto a este camino un poste de madera señaliza el sendero local que vamos a seguir hasta el despoblado de Ibirque.

Nos vamos alejando de Lúsera
Este sendero deja a la derecha el GR-1 hacia Nocito y comienza a ascender en dirección NE por un descompuesto terreno de margas y calizas. Por este GR-1 cerraremos la circular para regresar al punto de partida.

Siguiendo los hitos iremos dejando Lúsera a nuestra espalda, avanzando por el interior de un robledal semidesnudo por la reciente llegada del invierno, dominado por un espeso sotobosque de boj y matorral.

Al fondo el collado de Santa Coloma, por donde volveremos
Poco a poco nos iremos aproximando a la margen derecha del barranco de La Tosca o de Alaña para remontar su cauce, en el que podremos ver zonas de flysh y numerosas cascadas de toba que se precipitan en cristalinas pozas.

Una vez recorrido el agreste y estrecho congosto que forma este barranco saldremos del robledal y llegaremos, tras una hora de camino, a un cruce de senderos sin señalizar (1250 metros), en el que dejaremos a la izquierda el camino hacia la pardina de Usieto.

Nos dirigimos hacia el barranco de La Tosca
La senda va girando hacia el E y gana altura de forma cómoda por las planas del valle de Bail, escondiéndose entre pinos y boj. Estas planas, hoy engullidas por la vegetación, eran antaño una rica zona de pastos que alimentaba a numerosas cabezas de ganado.

La nieve cubría el sendero, aportando mayor encanto a un camino ya de por sí bonito. Fuera del pinar cruzaremos varios pequeños torrentes, ocultos bajo el blanco elemento, rodeándonos de erizón y boj. 

Planas del valle de Bail
Otearemos, ya en el horizonte, la maltrecha iglesia de Ibirque y llegaremos a un collado con un gran hito de piedras (1320 metros) desde el que descenderemos brevemente hasta cruzar el barranco de Orlato (1285 metros).

Una vez vadeado, nos rodearemos de antiguos muros de piedra para ganar los metros perdidos hasta llegar a este núcleo (1335 metros) tras 2 horas de camino.

A lo lejos aparece el despoblado de Ibirque 
Situado en la falda sur de la sierra de Belarra, Ibirque tuvo un máximo de 10 casas abiertas en el siglo XIX y se encuentra despoblado desde la década de los 50.

A pesar de su ruinoso estado, todavía se mantienen a duras penas en pie algunas casas y bordas. Destaca la iglesia de San Martín de Tours, de posible origen románico a pesar de las reformas sufridas en los siglos XVII y XVIII, que amenaza seriamente su derrumbe.

Callejeando por lo poco que queda de Ibirque
En la parte norte del núcleo encontramos señalización del GR-16 que nos llevaría hacia Gésera y Yebra de Basa.

Para regresar a Lúsera seguiremos este GR en dirección opuesta, tomándolo junto a la iglesia, donde también veremos un cartel de madera indicando la dirección a Nocito.

Descenderemos entonces en dirección S, prestando atención a las poco visibles marcas rojas y blancas, por un antiguo camino de herradura entre muros, boj y matorral hasta encontrarnos de nuevo con el barranco de Orlato.

Antiguos campos de Ibirque
Con vistas hacia la cara norte del Tozal de Guara y los picos Borón y Fragineto llegaremos a su cauce (1255 metros), que volveremos a cruzar para continuar por su margen derecha siguiendo un bucólico sendero cubierto de nieve.

Disfrutando de sus escalonados saltos de toba y sus pozas esmeralda iremos perdiendo altura entre pinos y boj hasta llegar, en una hora desde Ibirque, a una bifurcación (1125 metros).

Tozal de Guara y Fragineto
En ella nos despediremos del barranco de Orlato y del GR-16 para continuar por el GR-1 y el Camino Natural de la Hoya de Huesca hacia Lúsera, dejando a la izquierda el camino hacia la pardina de Orlato y Nocito.

Comenzaremos a ascender en dirección W por un sendero entre boj, erizón y matorral hasta el collado de Barbero (1240 metros) que alcanzamos en 15 minutos. 

Cruzamos el barranco de Orlato
Acto seguido perderemos altura por un robledal, contorneando a media ladera la cabecera de un pequeño barranco, para acabar ascendiendo hasta el collado de Santa Coloma (1240 metros), ubicado a los pies de la Punta del Palomar.

A partir de aquí iremos descendiendo entre robles por medio de cortas lazadas divisando la sierra del Águila, Santa María de Belsué y Lúsera.

Tramo equipado en el barranco de Santa Coloma
Cruzaremos el barranco de Santa Coloma (1070 metros) antes de llegar a un tramo equipado con sirgas que nos protegen de una posible caída al fondo del mismo.

Rodeados de boj y matorral nos iremos acercando a Lúsera. Tras pasar por un pequeño pinar vadearemos el barranco de La Tosca (965 metros) y remontaremos hasta su caserío, donde daremos por terminado el recorrido.

Superluna por encima del collado de Santa Coloma
Ruta circular de 12 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de 630 metros realizada en 4 horas y media sin contar paradas.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 4 de enero de 2018

Comodoto (2355 m.), Petramula (2246 m.) y La Estiva (2124 m.) desde Espierba

Macizo de Monte Perdido desde Comodoto
Para comenzar el año detallamos un recorrido circular por el extremo occidental de la sierra de Espierba en el que ascenderemos a los picos Comodoto, Petramula y La Estiva.

Para ello nos desplazamos al disperso y pintoresco pueblo de Espierba, situado a 9 kilómetros de Bielsa en dirección al fondo del valle de Pineta

Mallo Gran, Embassador y cresta de la Monesma
En su barrio alto el asfalto da paso a una pista forestal, por la que circularemos unos metros hasta que una barrera impide el paso a vehículos no autorizados.

Junto a un mirador con una mesa interpretativa aparcamos los coches (1455 metros) y comenzamos a caminar siguiendo la pista, disfrutando de las vistas hacia la cara norte del macizo de Monte Perdido, la sierra d’as Zucas y las Tres Marías.

Ascendiendo hacia el collado de Espierba
El valle de Pineta es un valle glaciar de referencia con desniveles superiores a los 1500 metros entre el fondo del valle y sus cumbres más elevadas. Desde nuestra posición se aprecian diferencias entre las dos laderas que forman el valle.

La ladera norte es abrupta y salvaje, con fuertes pendientes e imponentes paredones. Su situación de umbría favorece la existencia de estratos horizontales, más resistentes a los fenómenos erosivos.

Sierra de Liena, La Mota y valle de Chisagüés
En ella se identifican los efectos de los aludes, con las cuencas de salida en forma de embudo en su parte superior y las canales o zonas de recorrido desprovistas de vegetación.

En cambio, en esta ladera sur donde nos encontramos, por su orientación solana, es más vulnerable a la erosión creando relieves suaves y disgregables, caracterizándose por grandes zonas de pastos ubicados en un altiplano que se asoma al valle, cuyos lindes se encuentran limitados fundamentalmente por boj, serbales y cerezos.

Punta Taller, Cuezo, Maristás y macizo de Cotiella
En pocos minutos llegamos a una bifurcación (1500 metros) donde dejaremos a la izquierda la pista principal que se dirige al refugio de La Estiva, por la que cerraremos la circular de regreso a Espierba.

Ahora seguiremos la pista de la derecha, que va ganando altura en dirección N con suaves lazadas por el interior de un pinar, si bien es cierto que encontramos pequeños senderos que las acortan.

Rodearemos el modesto Tozal Blanco
En poco menos de una hora llegaremos al collado de Espierba (1810 metros), desde donde ya divisamos el valle del río Real, con la montaña de Ruego y el pico de La Mota por encima del pequeño núcleo de Chisagüés.

Si continuásemos la pista rodearíamos por el S la Punta Taller hasta llegar al collado de Sarratillons, desde donde podríamos seguir el cordal hasta el extremo oriental de la sierra de Espierba, el conocido pico Cuezo.

Llanos del Dué y Comodoto
Así que en el collado nos iremos hacia la izquierda siguiendo un visible sendero herboso que gana altura en dirección NW entre masas de pino y enebro.

La belleza del paisaje que nos envuelve hace cómodo el ascenso y, casi sin darnos cuenta, rodearemos la modesta cima del Tozal Blanco, divisando ya en la distancia la pirámide de Comodoto. 

Sierra d'as Zucas y escarpes calizos
Saldremos entonces a los Llanos del Dué (1960 metros), donde dejaremos a la derecha una difusa senda que desciende hasta la Fuente de Petramula, en la cabecera del valle de Chisagüés.

Caminaremos por una amplia y abierta zona de pastos de alomado relieve hasta comenzar a ascender con mayor pendiente rodeando una loma herbosa.
La sierra de Espierba separa los valles de Chisagüés y Pineta 

Poco a poco iremos cambiando la comodidad del firme herboso por un terreno pizarroso y resbaladizo que se mantendrá hasta alcanzar la cima de Comodoto.

Veremos la Punta Estiveta y una pequeña depresión herbosa protegida por escarpes calizos mientras ganamos altura por la falda de Comodoto.

Punta de las Olas y Treserols
Tras un corto y fuerte ascenso por la pedregosa senda ganaremos la ancha cresta que nos deposita en su cumbre (2355 metros) en unas tranquilas dos horas y media de camino.

El Comodoto es el punto más elevado de la sierra de Espierba, la cual marca la divisoria entre los valles de Pineta y Chisagüés. Se trata de un privilegiado mirador natural que regala una de las mejores vistas panorámicas de la zona.

Garien, Felqueral, Astazous, Montaspró, Capilla...
Divisamos el Cilindro, Monte Perdido y su glaciar, el Soum de Ramond, la Punta de las Olas, el collado de Añisclo, La Suca, las Tres Marías, los Baudrimont, el Balcón de Pineta, la Plana y los picos de Marboré, las cascadas del Cinca y los Astazous.

Los picos Garien y Felqueral cierran el valle de Pineta y el puerto de la Lera, los Montaspró, el pico de la Capilla y la Punta del Puerto Viejo custodian los Llanos de Lalarri.

La Suca y las Tres Marías
También el Chinipro, la Punta y el collado de las Puertas, Robiñera, La Munia, la Espluca Ruego, la sierra de Liena y el pico de La Mota.

Hacia la Bal de Chistau distinguimos las puntas Suelza y Fulsa, el collado de Cruz de Guardia, la cresta de Maristás y Punta l’Orbar, la sierra de Fubillons y los picos Pegueras y Bacibosa.
Chinipro, Punta de las Puertas, Robiñera, La Munia...

Además los picos Mener y de la Espada, el valle y el pico de Urdiceto, la cresta del Millarioux y el Tuquet de Cauerère, los macizos de BachimalaPosets y, más al fondo, el Aneto.

En el macizo de Cotiella oteamos las crestas de las peñas del reloj y de Armeña, la colladeta del Ibón, la Peña la Una y el imponente Cotiella.

Espluca Ruego y pista de las minas de Liena
Tras una hora en la cima, retomamos la marcha descendiendo por su cara W siguiendo trazas de senda hasta llegar al collado de las Coronetas (2155 metros), donde enlazaremos con el GR-11 que comunica los valles de Chisagüés y Pineta a través de los Llanos de Lalarri.

Podemos seguir este GR por el alargado valle kárstico de la Plana Fonda o separarnos del mismo para ascender a la cercana y visible cumbre de Petramula (2246 metros), también denominada Tozal de las Coronetas

Comodoto desde el pico Petramula
Elegimos esta segunda opción y, atravesando el GR, seguiremos un sendero que remonta su sencilla ladera S hasta prácticamente alcanzar la herbosa cima en poco más de media hora desde Comodoto.

Una pequeña parada y comenzaremos a perder altura en dirección W por alomados pastos herbosos hasta volver a enlazar, en el collado de Plana Fonda (2105 metros), con el GR-11 y con la pista que asciende al visible refugio de La Estiva.

Plana Fonda y sierra d'as Zucas
En el momento en el que lleguemos al collado, podemos desviarnos unos metros hacia el S para ascender al modesto pico calizo de La Estiva (2124 metros) desde donde podemos ver el puerto Viejo de la Canal y el pico del Tormacal.

Volveremos a la pista para, escasos metros después, tomar un sendero que acorta una amplia lazada de la misma rodeando el pico de La Estiva.

Petramula, Comodoto y Estiveta desde el pico de La Estiva
De nuevo en el firme rodado, pasaremos junto a un abrevadero y perderemos altura de forma progresiva a media ladera por la cara sur de la sierra de Espierba hasta llegar al coche en 2 horas desde el collado de Plana Fonda.

Ruta circular de 17’5 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 1050 metros realizada en 5 horas y media sin contar paradas.

Río Cinca por el valle de Pineta
Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Puerto de Trigoniero y pico Negro, del Ibonet o d'Arriouère (2866 m.)

Valle de Moudang desde el puerto de Trigoniero
Para despedir el año os traemos una solitaria y exigente ruta por el desconocido valle de Trigoniero que asciende al fronterizo pico Negro, del Ibonet o d’Arriouère (2866 metros).

El recorrido comienza en la antigua aduana hispano-francesa (1290 metros) situada a mitad de camino entre Parzán y la boca sur del túnel de Bielsa-Aragnouet.

El PR-HU-180 cruza el río Barrosa
Allí encontraremos un panel informativo de la ruta y el inicio del PR-HU-180, cuyas marcas amarillas y blancas nos van a acompañar hasta el puerto de Trigoniero.

Cruzando el río Barrosa por un pequeño puente comenzaremos a ganar altura por un camino de herradura que asciende con lazadas por el interior de un húmedo y frondoso bosque mixto dominado por el musgo y el boj.

Una canal de aguas atraviesa el sendero
El sendero discurre entre antiguos bancales de cultivo y se encuentra con una canal de aguas (1395 metros) a los 15 minutos de camino.

Poco a poco nos iremos adentrando en el estético barranco de Trigoniero, cuyas aguas han horadado un escondido valle de gran belleza. 

Remontando su margen derecha, pasaremos junto a la Borda Laruela (1435 metros), desde la que divisaremos a nuestra espalda las estribaciones de la sierra de Liena.

Ganamos altura junto al barranco de Trigoniero
El camino cruza un canchal de rocas (1520 metros) mientras nos va mostrando los rincones y cascadas del barranco, muy frecuentado por los amantes del barranquismo.

A la altura de los prados del Puyuel (1610 metros) veremos los efectos de un enorme alud que arrancó numerosos árboles y que cruzó a la ladera opuesta del barranco. 

Disfrutando del sonido del agua seguiremos ganando altura, dejando atrás una portilla para el ganado (1780 metros), para caminar por los pastos herbosos de La Tremolosa, siempre por la margen derecha del barranco.

Alud sobre el barranco de Trigoniero
Tras poco más de una hora y media de camino llegaremos a una pasarela sobre el barranco de Trigoniero (1855 metros), el cual se precipita formando una preciosa cascada. En este punto comienza la parte circular de la ruta.

Cruzado el barranco, remontaremos su margen izquierda en dirección N hasta que el valle se abre en los pastos ganaderos de la Plana del Cabo

Cruzaremos el barranco del Ibonet, que se descuelga por la ladera procedente del ibón de Trigoniero, para llegar hasta el precario refugio de Trigoniero (1970 metros) tras 2 horas de camino.

Puente sobre el barranco de Trigoniero
El PR nos conduce por la derecha del refugio a un amplio pasillo herboso por donde seguiremos ganando altura, entre pastos y pino negro, sobre la margen izquierda del barranco de La Coma o de Marcatiecho

Paisaje salvaje y alpino el que nos rodea con un silencio sólo roto por los saltos de este nuevo barranco, al que poco a poco nos vamos a ir acercando para superar el estrecho Paso de Marcatiecho (2090 metros). 

Plana del Cabo y refugio de Trigoniero
Frente a nosotros podremos ver la cresta de Moudang y sus puntas Salcorz, Marcatiecho y Roldán, así como a nuestra espalda distinguimos Punta Fulsa

En la Plana de Marcatiecho (2195 metros) se unen el barranco de La Coma o de Marcatiecho, procedente de las laderas del pico de Salcorz, con el barranco del Clot de la Ribereta que desciende de la falda del puerto de Trigoniero.

Plana del Cabo y picos de Mener
Sin separarnos de éste último, seguiremos su margen izquierda ganando altura en dirección E para superar un escalón rocoso que nos deposita en una llanura superior (2370 metros) rodeada por las pizarrosas laderas que caen del pico Negro o del Ibonet.

Cruzaremos este barranco y pondremos rumbo al puerto de Trigoniero. Con un par de lazadas ganaremos altura sobre la planicie por un difuso sendero entre hierba y lajas de pizarra.

Barranco y pico de Marcatiecho
Varias estacas de madera y numerosos hitos nos guiarán por este terreno hasta llegar, tras 3 horas y cuarto de camino, al amplio puerto de Trigoniero (2495 metros) donde se encuentra la muga 325 y el reducido ibón del Puerto.

Este puerto fue nexo histórico de comunicación e intercambio de mercancías entre el valle de Bielsa y el francés de Moudang, además de un paso utilizado para el contrabando tras la Guerra Civil española.

Barranco del Clot de la Ribereta desde la Plana Marcatiecho
Mirando al país vecino divisamos la cresta de los picos d’Escalet, Sarroues, Aret y el Soum de la Piette, así como la formada por el Pène d'Abeillere, Garlitz, Cuneille y Augas

Entre ambas se encuentra el valle de Moudang con sus preciosas bordas ubicadas en la falda de la Montagne de Bédoura y el pic de la Hount

Circo colgado en la falda del pico Negro o del Ibonet
También veremos el Lac de l’Oule perteneciente a la Réserve Naturelle du Néouvielle, los picos Salcorz y Bataillence y parte de la cresta del puerto Viejo de Bielsa. 

Aquí finaliza el PR-HU-180, por lo que para coronar el pico Negro o del Ibonet nos guiaremos por los mimetizados hitos que encontraremos entre una infinidad de lajas de pizarra.

Ibón del Puerto y cresta de Garlitz
Así, giraremos hacia el E para encaramarnos a la pedregosa cresta y comenzar a ascender los casi 400 metros de desnivel que nos separan de la cima. 

Poco a poco la cresta se va dirigiendo hacia el sur dejando a la izquierda el pic de Lia para, con una fuerte pendiente, alcanzar el gran hito cimero tras una hora desde el puerto de Trigoniero. 

Cresta de Culfreda y valle de Rioumajou
A pesar de la gran panorámica que disfrutaríamos en un día despejado, apenas pudimos ver el ibón de Trigoniero, el pico y el ibón de Mener, la cresta de Lia, el Castet, el pico de la Espada y el valle de Rioumajou.

Intuímos el Lustou, la cresta formada por la Punta Cabalera, los Culfredas, el Baliner y el Guerreys, así como el cordal que conecta el puerto de la Madera con el de Plan o Rioumajou

Valle y bordas de Moudang
Hacia el SW se divisaban la sierra d’as Zucas, el Portillón de Tella, las Tres Marías, el macizo de Monte Perdido, el pico del Cuezo, la sierra de Liena, el pico de La Mota, el valle de Barrosa y los picos del Cabo.

Tras una corta parada en esta solitaria cumbre comenzamos el descenso hacia el ibón de Trigoniero. Inicialmente seguimos la cresta hacia el puerto de La Plana o d’Arriouère para después girar hacia el W y descender por la ladera S del pico Negro o del Ibonet.

Cresta de Lia
Este descenso resulta bastante penoso por lo descompuesto e inestable del terreno. La ladera se deslizaba con cada paso que dábamos. A medida que perdíamos altura comenzó a despejarse, pudiendo ver la silueta de la Peña Montañesa y Punta Lierga.

En una hora desde la cima llegamos a una zona herbosa donde se ubica una pequeña charca (2480 metros) situada encima del ibón de Trigoniero, desde la que seguiremos perdiendo altura flanqueando por la derecha los resaltes rocosos que cercan este ibón.

Pico de la Espada e ibón de Trigoniero
Una vez en su orilla (2400 metros) buscaremos el desagüe que da lugar al barranco del Ibonet, donde localizaremos los hitos que nos ayudarán a salvar, descendiendo por sencillas terrazas herbosas, la escarpada ladera que sujeta la planicie del ibón.

Mientras perdemos altura por la ladera NW del pico de la Espada iremos viendo los cursos de los barrancos de La Coma o de Marcatiecho y del Ibonet por la Plana del Cabo.

Trigoniero, Montañesa, Mener, Cuezo y sierra d'as Zucas
Tendremos que estar atentos porque, media hora después, el sendero se bifurca en un cruce que puede pasar desapercibido (2270 metros).

Si continuásemos a media ladera faldeando el pico de la Espada nos iríamos hacia el ibón de Mener así que giramos a la derecha para descender, siguiendo las difusas lazadas que marcan los hitos, por una pronunciada ladera herbosa hacia el fondo del valle de Trigoniero.

Ibón de Trigoniero y puerto de La Plana
Tras otra media hora enlazaremos con el PR-HU-180 en las proximidades del puente sobre el barranco de Trigoniero, donde finalizamos la parte circular de la ruta.

A partir de aquí, el regreso se realiza por el mismo camino de ida siguiendo la margen derecha del barranco de Trigoniero.

Ruta parte lineal y parte circular de 16 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 1600 metros realizada en 8 horas sin contar paradas.
Descenso hacia la Plana del Cabo

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.